¡Dale Color! Guía práctica de colores para batidos ricos y saludables

Publicado por Mateo Rubio en

Si eres como yo, de seguro alguna vez habrás visto en Instagram que esa amiga de la universidad o compañera de pega acaba de postear otra foto de ese vibrante batido color verde que se toma todos los días camino al trabajo … Y si eres como yo, posiblemente has dicho “¡Yo también quiero hacer eso!”, después de todo es simplemente agarrar hartas frutas, las metes en la juguera y listo ¿Cierto?

Al fin de semana siguiente partes a la feria, te abarrotas de las frutas más perfectas que pudiste encontrar y compras desde las espinacas de Popeye hasta los arándanos que, según viste en la tele, prometen la vida entera por sus antioxidantes. Hasta ahí, todo bien.

Pero parte el lunes y la juguera se transforma en tu lienzo en blanco, le tiras todo lo que pillas, pensando que el resultado va a ser un líquido milagroso con todos los nutrientes que un súper humano podría llegar a necesitar al día.  ¿El resultado? Un engrudo espeso de color café verdoso que no sabe tan mal, pero terminarse un vaso se convierte en un verdadero desafío. (¿dónde quedaron todos los colores vivos?).

Resulta que hacer batidos exquisitos, nutritivos y que se vean igual de bien no es difícil, pero tienes que saber algunas cosas, sobre todo si quieres improvisar en la juguera. Una forma fácil de aprender a hacer las combinaciones que más te gusten es guiarse por los colores del batido que quieres. Como regla general, ciertos colores de batido están asociados a ciertos beneficios y suelen quedar exquisitos. Por ejemplo, colores como el púrpura o el rojo están asociado a grandes cantidades de antioxidantes y puedes lograrlos fácilmente con alimentos como la betarraga o los arándanos.

Con esta guía práctica de colores podrás hacer batidos con las frutas y verduras que más te gusten, aprovechando al máximo sus nutrientes y con resultados exquisitos.

Usando nuestra guía de colores para hacer batidos ricos y saludables, solo debes seguir 4 simples pasos y listo

Primer Paso: Elige una base

La base es lo que le dará a tu batido gran parte de su esencia y textura. Si te gusta algo más ligero y de sabor neutro el agua es una buena aliada. Si, por otro lado, quieres algo con un poco más de sabor y actitud, una base de té helado es lo tuyo.

¿Te gustaría una textura un poco más espesa? Si quieres un batido contundente, prueba reemplazar parte o toda el agua por leche de coco (o cualquier bebida vegetal), leche o incluso yogurt. ¡Ojo con las grasas!

Segundo Paso: Elige una fruta de sabor y color neutro

Ya con tu base en la juguera, llegó la hora de empezar a darle vida a la cosa. Acá lo que buscamos es darle un sabor y color más bien neutro, pero dulce y con aroma. Las frutas ideales para esto son las de pulpa blanca como la manzana, el plátano, el coco y la pera. Incluso hay varios vegetales que son ideal para esto, como el pepino, que contiene mucha agua y un aroma fresco espectacular.

Para un batido personal, utiliza una porción de fruta neutra.

Tercer paso: Improvisa tus colores

Ahora sí, el momento que estabas esperando, démosle la personalidad y actitud a este batido con algo de color (¡muajaja!).  Guiándote por nuestra infografía, elige de 1 a 2 frutas o verduras de la misma línea de color. Dale un par de pulsos … otro más por si acaso … y … ¡Está vivo!

Ya tienes lo que en esencia es un batido rico, saludable y lleno de color. Pero ¿Es suficiente?

Cuarto: ¡Ponle sabor y dale un boost!

Si quieres llevar tu batido al siguiente nivel, darle aún más poder nutritivo y hacerlo incluso más rico, este cuarto paso es para ti.

Hay muchas otras cosas que puedes darle a tu batido para darle un twist de sabor o potenciar algún beneficio en específico. Tienes desde superalimentos como el maqui o la lúcuma, pasando por especias como la canela y el cardamomo, hasta llegar a otras cosas grandiosas como Azana.

Si lo que buscas es sabor, inclínate por algo que endulce como miel o tu endulzante preferido. Prueba también con especias aromáticas como el cardamomo, la canela … incluso chocolate

Y si buscas algún compuesto en específico como fibra, por ejemplo, puedes probar con Azana, nuestra fibra de manzana y darle más del 20% de la fibra diaria recomendada a tu batido

(¿Genial, cierto?)

Los colores: la clave para entender sus beneficios

Ahora, como te dijimos en un inicio los colores son la clave de esta guía. Los colores presentes en tu batido reflejan en gran parte los nutrientes que se encuentran en mayor concentración y los beneficios que puedes encontrar en cada uno de ellos.

Como regla general, podemos agrupar los beneficios de cada color

 Verdes: Los reyes de los micronutrientes y la fibra

Quizás los batidos más icónicos, esos verdes vibrantes cuyo color te grita la palabra saludable. Y es así, los batidos verdes presentan una gran cantidad de micronutrientes esenciales como el hierro, ácido fólico, magnesio, potasio y nuestra querida fibra. Muy asociados también a la pérdida de peso, las frutas y verduras verdes suelen tener menos azúcar y una gran cantidad de fibra, lo que los hace muy buenos cuando buscamos controlar nuestro peso.

 

Rojos: Súper antioxidante y potenciador del sistema inmune

Los batidos de color rojo están asociados a altos niveles de antioxidantes como los licopenos y los flavonoides, que son de gran ayuda para combatir ciertos tipos de cáncer y retrasar el envejecimiento celular. Además, son muy buenos si buscas reforzar tu sistema inmune ya que contienen gran cantidad de vitamina C y Magnesio.

Amarillos: Un empujón para el sistema inmune

¿Se te vino el invierno encima? ¿Un resfriado de verano? Un batido de color amarillo definitivamente te ayudará. Su alto contenido de vitamina C los hacen un excelente aliado para tu sistema inmune. Al igual que los batidos naranjos, tiene una alta presencia de beta carotenos que te ayudarán a tener una piel sana y joven.

Morados: Llenos de antioxidantes y fibra

Si hablamos de batidos antioxidantes, los de color morado se llevan todos los premios. Las frutas y verduras de este color suelen tener un alto contenido de antioxidantes muy potentes. Además, suelen estar presentes junto a una mayor cantidad de fibra que otras frutas y vitamina C. Sus cualidades son muy similares a los batidos rojos.

Naranjos: Para una piel saludable y joven

Su color lo dice claramente: Beta carotenos. Estos carotenoides son uno de los compuestos más abundantes en las verduras naranjas como la zanahoria. Dan origen a la vitamina A, ayudando a mantener una piel sana y joven. También juegan un rol fundamental en la prevención de enfermedades como el cáncer. En estos batidos además encuentras grandes concentraciones de ácido fólico, esencial para mujeres durante el embarazo.

 

Con esto ya estás list@ para hacer batidos ricos, saludables y llenos de color. Comienza hoy mismo probando diferentes colores y recetas, quien sabe, quizás puedas subir algunas fotos a Instagram también.

Cuando prepares uno, recuerda etiquetarnos usando el hashtag #AzanaMeSana

 

¿Tienes algún otro tip para hacer batidos? Te leemos en los comentarios!

 

Test de estreñimiento Azana


Compartir esta publicación



Publicación más reciente →


  • Buenísimo! Me encantó la forma novedosa de combinar frutas

    Lucía Tejada en

Dejar un comentario